Los vasos con el pasar del tiempo llegaron para ser usados en la vida cotidiana, comenzaron con modelos de madera, luego algunos metales, hasta que un día la industria avanzo y pensando en facilitarle la vida a las personas comenzaron a crear los vasos desechables, esos que durante años pensamos que nos había llegado la dicha pues son de un solo uso.

Con la llegada de los vasos desechables la vida se pensó más fácil, no solo por su simplicidad y diferentes motivos, sino que además te ahorraban tiempo y trabajo, pero la verdad es que nunca se midió lo perjudicial que eran para el medio ambiente, sobre todo porque estos tardan aproximadamente 400 años en degradarse y formar parte de la tierra, lo que es un tiempo muy largo.

Sin embargo, estos vasos aún se encuentran en el mercado y son de uso en eventos, fiestas, cumpleaños, baby shower, entre otros eventos, vale destacar que de estos vasos se sabe que son muy económicos por debajo del resto.

Sin embargo, las personas al ver que la vida de estos era tan difícil de descomponer, pensaron que era necesario crear otro tipo de vasos que pudieran ser utilizados de forma desechable pero que hiciera la misma función, solo que esta sería más ecológica y mucho más considerada con el ambiente.

De esta grandiosa idea, nacieron los vasos de polipalpel, tan imperdibles como los de plástico solo que estos, debido a su forma de creación, que es a base de materiales como algas, una forma natural, su descomposición es mucho más acelerada, ayudando de esta forma a salvaguardar o preservar la vida del planeta.

Debido a las premisas antes expuestas, vale resaltar que ambos vasos aún se encuentran en  el mercado y los puedes encontrar en cualquier tienda, ¿la pregunta es cuál usarías? Ya que ambos son de uso permitido pero uno le hace más daño al planeta que el otro.

Hay que ser claros, por mucho que quieran que pensemos lo contrario, estos vasos no se reciclan en ningún lugar. Técnicamente son reciclables pero no es ni fácil ni práctico. Muchas empresas utilizan artimañas para que las personas los utilicemos sin remordimiento, como por ejemplo poniendo el símbolo del reciclaje en la banda de papel externa, lo que significa que el papel de fuera es reciclable, no la taza entera.

Por desgracia, el uso de los vasos desechables está cada día más extendido. Es comprensible, que cada vez vamos más rápido a todos los lados y si podemos hacer dos cosas a la vez mejor. Pero durante ese tiempo no nos paramos a pensar en las consecuencias que el uso de estos materiales le hace al planeta.